Teoría Ómicron

Revista de ciencia ficción y fantasía

CRONISTAS ÓMICRON: Todo estará bien

Publicamos el relato "Todo estará bien" de Diana Barberena - Jonas.

 Diana Barberena-Jonas

Todo estará bien, no temas. Danos un momento y te explicaremos todo. Si haces eso te vas a cansar, pero está bien que lo intentes. ¿Sabes la posición en la que estás? Respira, concéntrate en lo que puedes hacer, lo otro no importa. Inhala. Exhala. Inhala, retén el aire, ¿puedes sentir cómo entra por tu nariz? Expande tu pecho, te llena. Exhala. Siente tu propio aliento, cómo rebota contra la tierra, sale y regresa a ti, tibio. Puedes parpadear, mover tu ojo. Eso es excelente. ¿Ves? Aún puedes respirar, puedes mover unas cuantas cosas, qué maravilla. ¿El resto? Bueno, sigue ahí, que no tengas control no significa que no esté, no te preocupes, es sólo que cambiaste un poco. Así es siempre para ustedes, ¿no? Me refiero a los órganos, a la sangre, procesos como la digestión. No son cosas que sientan, pero ahí están, siempre. Tranquila, respira.No sabemos eso, puede que fuera una caída, o una serie de impactos con bastante fuerza, el último fue contra la tierra, de eso no hay duda, lo importante es que acabaste sobre uno de nuestros… ¿nidos? ¿frutos? Qué curiosas las palabras, nos gustan, tienes muchas, muchas palabras, aunque son complicadas, difíciles, arduas, un reto, un desafío, no son lo mismo, pero lo son, qué maravillosas, esa es nuestra favorita MA-RA-VI-LLA ¿la estamos usando bien? ¡Tienes razón! Ese no era el punto. Bueno, no importa en qué parte fue, caíste sobre nosotras, eso es lo importante; podrías decir que nosotras te atrapamos. Ahora tu cuerpo está adormecido, pero antes fue dolor absoluto, huesos al aire, boca abajo, sólo uno de tus ojos funciona ahora, la cadera en una posición… complicada para ustedes; pero no tienes que preocuparte, no vamos a dejar que regrese el dolor, no es necesario. ¿No te alegra? Tu corazón palpita, frenesí, ¿no te cansa? ¿por qué no bajas un poco el latido? Sí, claro que puedes, sólo respira, podemos hacerlo, tú y nosotras. ¿Ves? No te preocupes, todo estará bien, un poco más de tiempo y todo estará en orden, sólo tienes que dejar que entremos un poco más. Ten paciencia. ¿Cómo? No, no, no, eso no es problema, por suerte no hay arterias dañadas. Realmente tuviste mucha suerte, todo se acomodó a la perfección. O casi. Lo de la pantorrilla fue difícil… No, más bien complicado nada grave. Pero como te dijimos, todo se acomodó, tu cráneo se aplastó lo suficiente como para quebrarse y dejar expuesta buena parte. ¡Justo sobre nosotras! De otra forma, hubiéramos descompuesto la materia primero, avanzar a través de las proteínas, reconfigurar todo. En cada paso tomamos algo y lo volvemos algo más, separamos sus partes y las volvemos a unir, una nueva forma. ¿Ves? No tienes que preocuparte, no se necesitan piernas para seguir caminando. No somos tan diferentes, ¿sabes? Uno es todo, todo es uno, pero ustedes se especializan y jerarquizan las funciones, aunque todo está hecho con lo mismo. Tu cerebro fue lo primero que asimilamos. No es un proceso lineal, el pensamiento es la parte más enramada en ustedes, ¿la usamos bien? Sí ¡complejo! Tienes razón, eso queda mejor. Aunque es divertido decir que tienes ramas aunque no las tengas, ¿te gustaría tener? Sí es posible. Pero nos distrajimos, ¿en qué íbamos? Cierto, el pensamiento. Los procesos neuronales son los más complejos, tú sabes de estas cosas, pero, logramos entrar lo suficiente como para controlar ciertas áreas, aceleramos la coagulación de la herida de tu pierna, inhibimos los receptores del dolor (en realidad los bajamos muchísimo) y te despertamos. No, eso no es posible, como te dijimos, tienes el cráneo aplastado, tu cerebro está expuesto, ni siquiera estamos seguras del estado de tus órganos, no puedes moverte, no podemos moverte. Se dañaron partes que no pueden recuperarse. Pero tienes tantísima suerte, hace mucho que no teníamos compañía, apreciamos que estés aquí, es increíble, eres increíble. Nuestro tiempo para conversar es limitado. Así que ¿tú cómo quisieras pasar el tiempo?

Quizás te interese

Podemos ver el bosque contigo, podemos concentrarnos en esa peculiar forma de percibir el mundo. Qué extraño ver, ¿no te da miedo? Sólo ves lo que tú no eres, no eres los árboles ni la tierra, pero no puedes ver tu propio centro. Ah, eso no cuenta, ves algo que no eres, pero te refleja, eso no eres tú. ¡Es trampa! Además, el rostro no es el centro, ustedes están tan envueltos; capas y capas de lo que al principio fueron las mismas células, pero que luego se contorsionaron hasta ser diferentes entre sí, irreconocibles, incomparables. Un poco como tú ahora, te retorciste y desbarataste, rompiste tus huesos y tus huesos rasgaron los músculos y la piel, se rompieron las conexiones, todo es uno y uno es todo, ahora sin forma de tener una conversación, podrías sentir, podrías escuchar lo que tus músculos dicen aun si no hay forma de que respondas. Pero no hay porqué hacer eso; a ustedes no les gusta ese tipo de sobreestimulación, no más dolor, ¿verdad que eso es una maravilla? Qué curiosa eres, como no eres todo a tu alrededor, dependes de respuestas como el dolor para poder comprender, en lugar de sólo ser lo demás, es más útil así, más eficiente, pero no te preocupes, también eso lo vamos a solucionar. Cuando terminemos, eso ya no será un problema. ¿Cómo? ¿Tus manos? ¡Sí!, ¡sí eres tus manos! Y también las puedes ver, bueno, casi todo el tiempo las puedes ver. Ah, si giras tu ojo a la izquierda, vas a poder ver una de ellas, al menos una parte. ¿De verdad? No lo sabíamos, pensamos que así debían de ser, a nosotras nos parece una posición correcta, qué curioso, qué divertido. Es espectacular, ¿no lo crees? Tuviste la oportunidad de ver tu mano de una forma nueva. Como nosotras, ahora vemos todo diferente, tan extraño, tan asombroso. ¡Qué suerte tenemos! No, no, tranquila. No es para ponerse mal, no te duele, no vamos a dejar que te duela nada más, nunca más. Concentrémonos en otra cosa. Mira la tierra, enfócate en ella, te cubre; aún no puedes sentirnos, pero también ahí estamos, piensa que nosotras te abrazamos, dentro y fuera. No, no somos la tierra, pero es parte de nosotras y nosotras somos parte de ella, los árboles se comunican a través de nosotras, somos la conexión de todo. ¿Ves las hojas? Pronto se terminarán de descomponer y serán parte de la tierra, serán minerales y elementos que alimentarán las plantas, de cierta forma, sólo dejaron de ser el árbol por un momento minúsculo, sólo durante la caída, ahora están en el proceso de regresar, de nutrir y ser más. Son como tú, no hay prisa, tú y las hojas tienen todo el tiempo del mundo por delante. Es gracias a nosotras, nosotras las estamos transformando, somos el movimiento. ¡No mentimos! No es contradictorio, pero tienes razón, en parte. No lo explicamos con la suficiente claridad ¡Qué complicado es esto de las palabras! ¿No crees que son algo ineficientes? ¡Pero te podemos mostrar! Concéntrate en tu cuerpo, en ti. Si te concentras podrás sentirlo, sentirnos. No podemos moverte de la forma que tú entiendes el movimiento, pero sin duda podemos cambiar la posición de las cosas que te conforman, justo ahora lo estamos haciendo, células, minerales, elementos, protones, núcleos, todo cambia de posición, así es como logramos estar contigo, ¿ves? Sólo era cosa de prestar atención, ¿verdad que ahora nos sientes? ¿No te alegra? No tienes que pasar sola los últimos momentos. Es más, te diremos un secreto para que comprendas mejor tu situación, así podrás estar lista: esto no es lo último, ni por un asomo. Es el final para ti, claro, lo que concibes como tú, pero esa no es ninguna sorpresa, siempre es cuestión de tiempo para que la carne se pudra. Será hermoso, ya lo es, tú, llena de vida, alimentando, dando, cubierta de colores y texturas, tan llena de existencia, dar y dar. Eso les gusta a ustedes, ¿verdad? El legado, trascender… pues vas a trascender en millones y millones de otros organismos. No es el final, es parte de un larguísimo proceso inconmensurable, serás infinidad. Ah, no, no sabemos de eso. Sí, veo tu punto, si lo ves desde ese ángulo es el vacío, cierto que la consciencia para, cierto que tu cuerpo, entendido como un conjunto de sistemas que forman un organismo autónomo, deja de existir, pero es una visión limitada, claro, ustedes son todo acerca de los límites. Existen sólo en el centro, en la conciencia cercenada de lo imperecedero. Ten paciencia, hay tiempo, sí, sí, dijimos que nuestro tiempo es limitado, pero hay tiempo. No es un recurso finito, es algo a través de lo cual nos movemos. No puedes salir de él, no puede no haber, sólo es. Cuando nuestra conversación termine, el tiempo seguirá, de la misma forma que seguiremos existiendo, seguiremos estando, aunque ya no seamos. ¡Exacto! Sí, esta conversación sucede porque existimos, y sí, cuando dejemos de hablar, dejaremos de ser lo que somos ahora, creceremos, nos extenderemos. Ya, qué astuta, qué alegría que fueras tú quien cayó, a quién pudimos adentrarnos, no pasa seguido, pero ha pasado, seguramente volverá a pasar. ¡Exacto! Es algo sencillo, en realidad: si logramos entrar en contacto con un cerebro con las redes neuronales aún activas, podemos adentrarnos en la consciencia del anfitrión.

Recomendaciones

  • LEYENDAS DE ALQUILER
    LEYENDAS DE ALQUILER

    Autor: Pedro Pablo Picazo

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Comprar

  • POPAPOCALIPSIS
    POPAPOCALIPSIS

    Autor: Lautaro Vincon

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Comprar

  • TODOS LOS INFIERNOS: Antología ecuatoriana de terror contemporáneo
    TODOS LOS INFIERNOS: Antología ecuatoriana de terror contemporáneo

    Varios Autores

    ÓMICRON BOOKS – LIBROS DUENDES

    Libro digital – Terror

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Comprar

  • NOCHES OSCURAS, BOCAS GRANDES
    NOCHES OSCURAS, BOCAS GRANDES

    Autor: Cristián Londoño Proaño

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Comprar

  • ADVERSUS DIABOLI
    ADVERSUS DIABOLI

    Autor: J.R Spinoza

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Comprar

Sí, somos parte de ti ahora, eres parte de nosotras. Podemos alargar la conciencia, retrasar el colapso del sistema, como quieras verlo. No entendemos la pregunta. Ah, ya, sí, pero más que fragmentarse se refleja a sí misma, somos un fractal de ti, eres un fractal de nosotras, somos, es sencillo, ¿no crees? No, no da miedo, es divertido conocer más. Sí, se va a terminar, pero sólo si lo ves desde ese ángulo. No dejaremos de ser, ya no interactuaremos con el mundo de esta forma, al menos por un tiempo (minúsculo, de verdad, todo tiempo es minúsculo), pero seguiremos y, sinceramente, tanto límite nos parece terrorífico. ¿El vértigo de pararse al borde del abismo? ¿No prefieres ser el abismo? La oscuridad no le teme a sí misma, nosotras no le tememos a ser la infinidad. No tienes que hacerlo si no quieres, no te vamos a obligar, pero puedes escoger quedarte con nosotras, ser infinita. También puedes elegir lo efímero, hay belleza en eso, hay dignidad en eso, en querer ser tú por siempre, no lo entendemos del todo, pero está bien, nosotras estamos contentas por haberte conocido, eso es suficiente; si escoges parar esto, no asimilaremos tu centro, no absorberemos la información, dejaremos que tu corazón pare y no avanzaremos más hasta que ya no exista actividad alguna en ti. Pero, si nos aceptas, recolectaremos y duplicaremos lo que eres, a su vez, serás una más de nosotras, serás nosotras. No hay prisa, puedes pensarlo, no tienes que responder ahora. Pero te prometemos que no estarás sola, si quieres silencio, te lo daremos, pero en cualquier momento podemos regresar a ti, cuando tomes la decisión, nosotras lo sabremos, respetaremos tu voluntad. ¿Mientras? Puedes hacer lo que gustes. ¡Ah!¡Mira! Ya se pueden observar las estrellas. Ahora sabemos tanto de ellas, es gracias a ti, de verdad te gustan, qué curiosas, qué fascinantes, casi tanto como tú, ¿crees que ellas puedan conversar entre sí? Oh, qué idea tan hermosa esa, sí, tienes razón, ¿ves? Ya lo entendiste todo, ya estás lista. Sí, ver su luz es una forma de conversar. No es tan diferente, ¿sabes? Ver, escuchar, sentir, son formas de compartir, de existir. Si compartimos, nunca estamos solas. Es fácil, sólo es cuestión de ser. ¿Ves? No te mentimos, todo está bien, todo estará bien.

FOTO: Imagen de Monika en Pixabay

Diana Barberena-Jonas

Aguascalientes, México, 1993. Soy traductora y escritora. Formo parte del colectivo de traducción Falsos Amigos, para nuestro primer proyecto a gran escala coordiné la edición y traducción de la antología de ciencia ficción ¡El futuro es mujer!  Soy parte del Seminario de Estéticas de Ciencia Ficción donde trabajo sobre literatura chicana.

En abril de este año se publicó por primera vez uno de mis cuentos de ficción especulativa (en la revista Samovar): “Tú o La disociación como herramienta de supervivencia en aras de encontrar un remanso mental de cordura y compañía” junto con su versión al inglés “You or Dissociation as a Survival Tool in Pursuit of Finding a Mental Haven of Sanity and Companionship”. La traducción la hice yo misma.

ANUNCIOS