Teoría Ómicron

Revista de ciencia ficción y fantasía

Publicamos el relato "Ídolo" de Jorge Pérez.

Jorge Pérez

El representante encendió su primer cigarrillo cuando la luz iluminó el cuerpo de la chica en medio del escenario.

-¡¿Cómo se encuentran hoy?! – gritó la joven entre millones de voces que clamaban su nombre en coro: “¡Mía!”, la cantante de la eterna juventud que había alcanzado el éxito en todos los mundos colonizados comenzaba su último concierto del verano.

Para todos los espectadores sus pasos eran creativos y sus canciones originales, pero para el representante solo estaba repitiendo los pasos que le había hecho ensañar millones de veces, y recitaba las canciones que su grupo de marketing había creado para vender más.

Después de una hora se terminó el último cigarro de su cajetilla y dejó escapar una gran bocanada de humo que se confundió con la neblina artificial sobre el escenario. “Siempre me pone nervioso el último show del verano” pensó mientras se retiraba al camerino de Mía.

Al llegar se acomodo en el sofá rojo que había. “Pensar que ya han pasado cinco años. Ha sido la gira más larga que hemos hecho pero hoy llega a su fin. Mañana comenzará una nueva era y volveré a repetir el ciclo”. Se colocó una revista que encontró en el camerino sobre su rostro y cerró los ojos.

Seis horas después se despertó, el concierto había terminado y Mía estaba en el camerino.

-Buenas noches señor

-Buenas noches, Mía. No debo preguntarte cómo estuvo el concierto porque ha de haber sido excelente.

-Por supuesto

-Cantaste todas las canciones listadas

-Si

-Dijiste todos tus diálogos

-Si

-Subiste a los fans de los patrocinadores al escenario

-Si

-Agradeciste a todos y te despediste con un beso

-Si

-Muy bien.

-Señor, puedo decir algo – dijo con voz nerviosa y la cabeza agachada.

-¿Qué sucede?

-¿Es necesario hacer esto?

-Tu sabes que sí. Mía no solo te pertenece, le pertenece al universo y sería muy desconsiderado creer lo contrario -. Le rozo la mejilla y le acomodó el pelo que le cubría parte del rostro.

Quizás te interese

Ambos voltearon a la puerta al escuchar tres golpes. El representante la abrió e ingresaron dos hombres vestidos de blanco con lentes negros arrastrando un carrito con una caja de madera.

-No creen que llegan un poco tarde – les dijo el representante en forma de broma. Ninguno de los hombres de blanco sonrió. – Muy bien, bueno hay que empezar.

El representante se dirigió a una estante dentro del camerino e inclinó un libro que abrió un pasadizo oscuro que todos atravesaron. Al otro lado, una sala de operaciones estaba preparada.

Uno de los hombres de blanco le pidió a Mía que se preparara mientras le daba una bata azul y le indicaba un lugar donde podría cambiarse.

-Estamos listos? – Preguntó el representante a los hombres, a lo que contestaron con un movimiento de cabeza afirmativo

-Muy bien – dijo mientras aparecía Mía usando la bata azul y cubriendo su pecho con su largo pelo negro.

-Acuéstate, vamos a comenzar – le dijo el representante mientras le señalaba la mesa de operaciones en medio del cuarto.

Mía obedeció, uno de los hombres de blanco le coloco una mascarilla y le pidió que contará del 100 al 0. El representante se acercó.

-Cien… ¿Porqué no esperamos … 99… unos años,… 98… todavía … 97… puedo cantar?…96…

-No podemos hacer esto, la ilusión de Mía desaparecería…– fue lo último que logro escuchar antes de caer en un sueño profundo entre lágrimas.

Una vez dormida los hombres se acercaron con su estuche de herramientas quirúrgicas y comenzaron el procedimiento para extraerle su voz.

Mientras los doctores trabajaban, la mente de Mía recreaba un viejo recuerdo de antes de las giras, los premios, los conciertos, los ensayos, las fiestas y los fans. Se trataba de la primera vez que había visto aquella habitación. Aquella vez no sabía cómo había llegado ahí. Abrió los ojos estando acostada en la mesa de operaciones y una sombra apareció frente a ella, era su representante. Tenía una cortada en la garganta y su cuerpo se encontraba mojado. Su representante la ayudo a sentarse mientras un hombre que no conocía cerraba una caja de madera donde creyó ver a una chica igual a ella encerrada en un tubo.

-Hola, ¿Estás bien Mía?

-¿Mía?

-Si, es tu nombre. ¿No lo recuerdas?

-No. ¿Quién eres?

-¿Soy tu amigo?

Mía no lograba recordar nada antes de ese momento, solo recordaba los ensayos y los conciertos. Tampoco recordaba a sus padres o a su familia. ¿Quién era ella además de la estrella de su representante? ¿Qué le pasaría ahora que volvía a la habitación? ¿Quién era la chica del tubo?

Recomendaciones

  • MÁS ALLÁ DEL ANTROPCENO
    MÁS ALLÁ DEL ANTROPCENO

    Autor: Rodrigo Torres Quezada

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Fantasía

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Leer màs

  • LEYENDAS DE ALQUILER
    LEYENDAS DE ALQUILER

    Autor: Pedro Pablo Picazo

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Leer màs

  • POPAPOCALIPSIS
    POPAPOCALIPSIS

    Autor: Lautaro Vincon

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Leer màs

  • TODOS LOS INFIERNOS: Antología ecuatoriana de terror contemporáneo
    TODOS LOS INFIERNOS: Antología ecuatoriana de terror contemporáneo

    Varios Autores

    ÓMICRON BOOKS – LIBROS DUENDES

    Libro digital – Terror

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Leer màs

  • NOCHES OSCURAS, BOCAS GRANDES
    NOCHES OSCURAS, BOCAS GRANDES

    Autor: Cristián Londoño Proaño

    ÓMICRON BOOKS

    Libro digital – Ciencia Ficción

    Formato: ePub y PDF Este libro se puede visualizar en dispositivos iPad, iPhone, Tablets, celulares, PC y Mac

    Leer màs

En ese momento, Mía comenzó a gritar ante la mirada atónita de los doctores. Uno de ellos la tomo de las brazos mientras el otro intentaba evitar que se moviera pero era inútil. Mía entre abrió los ojos y siguió gritando

-¡Aléjense!¡Aléjense!¡Ayuda!¡Ayuda!

-Hay que detenerla o la voz sufrirá daño – dijo uno de los doctores. Su representante se acercó con cautela y le inserto una aguja en el cuello para que volviera a dormir.

-Esto nunca había pasado.

-Lo sabemos, pero al parecer la clonación constante a provocado un cambio en su actitud o al menos en la de este modelo.

-¿Esta seguro que la siguiente no tendrá este problema?

-Estamos seguro. No por nada somos los mejores clonadores del universo.

-Esta bien. Solo recuerden que mientras guarden el secreto y sigan clonándola para mí, ustedes tendrán fondos suficientes para seguir con sus investigación que la Federación de planetas consideran inmorales e ilegales.

Terminada la operación, abrieron la caja de madera dentro de la cual se encontraba, adentro de un tubo, un ser idéntico a Mia. Con precaución la sacaron, la colocaron en una mesa de operación a lado de la otra y le colocaron los ligamentos de la voz de la primera.

Aunque eran muy buenos clonadores, la creación de una voz similar era un reto todavía para ellos. Una vez terminado el procedimiento, tomaron a la primera Mía y la introdujeron en el tubo, para posteriormente meterla en la caja.

-Probablemente, el error en la anterior fue ver el tubo. Así que está vez despiértela cuando nos hayamos ido.

El representante obedeció y cuando se retiraron los doctores, despertó a la nueva Mía.

-Hola…

-Hola… -respondió en clon de Mia mientras se tallaba los ojos.

-¿Qué sucedió?

-Nada, tuviste una operación pero todo resultó en un éxito.

-Que bien. Disculpa puedo preguntarte algo.

-Si, lo que quieras

-Tal vez suene raro pero quién soy -el representante sonrió, el nuevo ciclo había vuelto a iniciar.

-Eres Mía.

FOTO: Imagen de Dmitriy Gutarev en Pixabay

Jorge Pérez

Nació en 1996 en México. Es técnico en computación y licenciado en Administración por parte de la UNAM. Desde muy pequeño ha tenido gran imaginación lo que lo ha llevado a vivir soñando. Pública cuentos cortos y microcuentos en Twitter bajo el usuario @T_contare y a publicado varios cuentos en Revistas como Espejo Humeante y El nahual errante. Además de participar en la antología Necroeroticón de la Revista Penumbria.

ANUNCIOS