CRONISTAS ÓMICRON: Unsterblich

Publicamos el relato «Unsterblich» de Noemí Sarrión.

Por Noemí Sarrión

El cuerpo humano necesita agua para vivir. El ser humano necesita la inmortalidad para sobrevivir”.

Año 2050. La Humanidad está a punto de cambiar el rumbo de su historia para siempre. Se va a avanzar hacia lo más deseado, que se va a hacer realidad. Una nueva era ha llegado. La era de la inmortalidad o, mejor dicho, la era Unsterblich.

      El acontecimiento del siglo ha llegado a oídos de todo el mundo mediante el gran despliegue de los medios de comunicación y toda la gente se ha concentrado ante la presentación del mismo. Están todos expectantes ante tal descubrimiento. La presentación va a ser todo un éxito. Nadie se lo quiere perder, mas nadie se cree que tal deseo se vaya a hacer realidad y yo no iba a ser una excepción.

           El evento del siglo iba a ser retransmitido por grandes pantallas. La gente se agolpaba en cada una. Era el gran avance de la ciencia y todos querían estar presentes sin pestañear para no perderse detalle. Las calles se llenaron de gente corriendo hacia alguna pantalla y era imposible andar por ellas por lo que tuve que coger el transporte aéreo.

El acontecimiento era muy importante ya que iba a reunir a todos los dirigentes del mundo en in mismo lugar y al mismo tiempo. La seguridad era máxima por lo que si tenía que infiltrarme, tendría que cambiarme de cuerpo y, para ello, me dirigí hacia un lugar más seguro. Cogí mi  Transformador del bolso y pulsé el botón. Mi cuerpo mediocre desapareció y se transformó en el cuerpo de una periodista respetada y famosa del lugar. Tras el cambio corporal, me dirigí hacia la parada de los Air Taxi . Me subí en uno de ellos y me dirigí hacia el gran laboratorio Genetik , el lugar desde donde iba a dar comienzo el gran acontecimiento.

          Debía comprobar con mis propios ojos que funcionase o, en todo caso, desenmascararlo si de un fraude se tratase. Esa era mi función, pues para eso me contrataron.

           Llegué al gran laboratorio y bajé del Air Taxi . Había mucha seguridad. Saqué mi falsa e-acreditación y se la enseñé al guardia de la puerta. El guardia pasó un detector por él y éste se puso verde por lo que me dio paso para entrar.

              En la entrada, había un gran cartel luminoso anunciando la gran hazaña que iba a cambiar la Humanidad para siempre: el Proyecto Unsterblich. La directora de los laboratorios Genetik estaba hablando con los dirigentes del mundo. Me acerqué lenta y disimuladamente hacia el grupo que formaban y puse mi cam-pupila a grabar. No podía perder un ápice de información. Seguidamente, el androide R-6 nos invitó a entrar en la gran sala. La primera en entrar fue la directora de Genetik . El show iba a dar comienzo por lo que activé, de nuevo, mi cam-pupila.

          Todo estaba oscuro. Solo se veía un gran foco encendido en medio del escenario. La directora se dirigió a él. Una gran pantalla se encendió. En ella constaba, en grande, el nombre del proyecto. En ese instante, R-6 entró llevando consigo el arma más poderosa del momento y le ordenó que le disparara directamente al corazón. R-6 obedeció las órdenes. 

La bala de láser salió disparada justo en su corazón y lo atravesó. Se vio perfectamente la perforación pero no había ni una gota de sangre en el suelo. Todos estaban asombrados. Por la perforación, se podía observar cómo el corazón se regeneraba solo y el cuerpo también.¡Estaba viva!

  —Y este, es el futuro de la Humanidad. Bienvenidos a Bienvenidos a la inmortalidad

Todos se levantaron aplaudiendo mientras que en la pantalla aparecía un holograma con toda la información del proyecto.

—Todo esto es posible gracias a las células CM y a otras sustancias que son las causantes de la regeneración y con tan solo la toma de este líquido

Toda la gente, en las calles, estaban pendientes de todo. De repente, la Directora empezó a sentir dolor en las manos. Estaban desapareciendo. Se estaba fagocitando a sí misma. La Directora se retorcía de dolor mientras su cuerpo hambriento desaparecía delante de todos. Nadie podía detenerlo. La mitad de su cuerpo ya había desaparecido. Sus células se comían a sí mismas. Al final, su propio cuerpo acabó con ella y con los sueños de la Humanidad. No quedó nada de ella. Se desintegró por completo

         El Proyecto Unsterblich se eliminó por completo de todas las bases de datos y ya nadie habló más de él hasta que, cierto día, la inmortalidad se hizo realidad.

FOTO: Teoría Ómicron

Noemí Sarrión

España, 1991. Apasionada desde la adolescencia de la literatura. Además de novela, también escribe poesía, microrrelato y relatos tanto de ficción como de no ficción. Acaba de publicar su primera novela Osada Desvalía. Su página web es: https://noemisarrion.es/ .