Lun. Ago 10th, 2020

TROVADORES ÓMICRON: Un espacial dragón equis

Publicamos el poema «Un espacial dragón equis» de Rafael González Alva.

Por Rafael González Alva

El mundo ahora es la cueva, azur gruta

de do salió un dragón

negro, albo y futurista

que sin bogar los piélagos de estrellas,

sin superar los cúmulos de nada

ni sortear banales

cüencos atezados,

aguzará la vista,

clavará ufano sus cetrinos ojos

hacía el vacío y la edad de eones

y algo, algo entre las siderales breñas

atisbará hoy, mañana.

Sucederá la empresa con su empresa.

Negros, albos y futuristas todos

seremos. Espada, yelmo, rocín

vueltos uñas, fuego, alas,

dragos andantes un no acordado

lugar habitaremos.

Se desfacerán entuertos, 

se salvarán las dueñas

y se ganará el reino.

Caballero se creerá el dragón.

No depondrá sus armas

nunca, ni en el sueño de su más próxima

galaxia de humarolas mortecinas,

ni al rebufar la última trompeta,

ni cuando el tiempo mismo su edad pudra,

ni cuando sus hojas marquen una equis

más niña y circular

El mundo ahora es la cueva, azur gruta

de do salió un dragón

negro, albo y futurista

que sin bogar los piélagos de estrellas,

sin superar los cúmulos de nada

ni sortear banales

cüencos atezados,

aguzará la vista,

clavará ufano sus cetrinos ojos

hacía el vacío y la edad de eones

y algo, algo entre las siderales breñas

atisbará hoy, mañana.

Sucederá la empresa con su empresa.

Negros, albos y futuristas todos

seremos. Espada, yelmo, rocín

vueltos uñas, fuego, alas,

dragos andantes un no acordado

lugar habitaremos.

Se desfacerán entuertos, 

se salvarán las dueñas

y se ganará el reino.

Caballero se creerá el dragón.

No depondrá sus armas

nunca, ni en el sueño de su más próxima

galaxia de humarolas mortecinas,

ni al rebufar la última trompeta,

ni cuando el tiempo mismo su edad pudra,

ni cuando sus hojas marquen una equis

más niña y circular

El mundo ahora es la cueva, azur gruta

de do salió un dragón

negro, albo y futurista

que sin bogar los piélagos de estrellas,

sin superar los cúmulos de nada

ni sortear banales

cüencos atezados,

aguzará la vista,

clavará ufano sus cetrinos ojos

hacía el vacío y la edad de eones

y algo, algo entre las siderales breñas

atisbará hoy, mañana.

Sucederá la empresa con su empresa.

Negros, albos y futuristas todos

seremos. Espada, yelmo, rocín

vueltos uñas, fuego, alas,

dragos andantes un no acordado

lugar habitaremos.

Se desfacerán entuertos, 

se salvarán las dueñas

y se ganará el reino.

Caballero se creerá el dragón.

No depondrá sus armas

nunca, ni en el sueño de su más próxima

galaxia de humarolas mortecinas,

ni al rebufar la última trompeta,

ni cuando el tiempo mismo su edad pudra,

ni cuando sus hojas marquen una equis

más niña y circular

y su cuento ella acabe. 

Foto: Imagen de Lilawind en Pixabay

Rafael González Alva

Nací en la Ciudad de México en 1993. Soy Lic. en Diseño por la Universidad Autónoma Metropolitana y Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente trabajo como asistente de investigación en un proyecto de la UNAM sobre literatura novohispana, paralelamente curso el XVI Diplomado de Creación Literaria Xavier Villaurrutia.


ANUNCIO

BLOG DE CIENCIA FICCIÓN