Mar. May 26th, 2020

CRONISTAS ÓMICRON: Irreparable

En Cronistas Ómicron: Pablo Morales Jurado nos comparte su relato «Irreparable».

Por Pablo Morales Jurado

━Todo empezó cuando Úrim sonó la campana y comenzó a gritar como un demente. Necesitábamos crear una buena distracción, que los esclavos creyeran que estaban atacando la villa. De hecho, cuando entré en la habitación del amo Ibed, él dejó caer la copa que tenía en la mano y preguntó qué estaba pasando. Caminó con cara de gran preocupación hacia mí, hacia la puerta, mientras yo solo gritaba y señalaba hacia afuera, estaba segura de que lo habíamos convencido que sucedía algo grave. Cuando él cruzó bajo el umbral, le clavé un puñal en el cuello… El tonto de Úrim no habría sido capaz de hacerlo, por eso tuve que ir yo misma.

━Así que fuiste tú quien lo mató… no me esperaba eso la verdad. ━Las palabras de su interlocutor sonaron ahogadas porque se tapaba la nariz con el dorso de la mano. Le huía al hedor que había en la celda. ━¿Qué más pasó esclava? Terminemos con esto rápido. ━Quien hablaba era el capitán de los Hijos de la Luna, el cuerpo de élite del rey, estaban a cargo de la paz de la capital.

━Lo volví a apuñalar ━respondió Élira con frialdad, como si nada le importara. «Sé que no es lo que me están preguntando, pero ya que más da» pensó la joven esclava. A ella no le interesaba si le provocaba ira al capitán, pero deseaba sobretodo molestar a su antigua ama Melán, que estaba allí presente. Le enfurecía verla dentro de su celda con su actitud de estirada, y que después de toda la miseria que le hizo vivir bajo su yugo aún tuviera el regocijo de verla arrodillada en el suelo, untada de mierda.

━¡Eso ya lo sabemos! ━contestó cortante el capitán ━Yo pregunto es por lo que pasó en el resto de la noche, no te hagas la tonta.

━Pues cuando estuve segura de que el amo había muerto, comencé a llamar a los demás. Muchos esclavos subieron, incluyendo al capataz. Les dije que hombres armados habían entrado y atacado al amo, que con el puñal que estaba tirado en el suelo lleno de sangre, él había herido a uno de ellos pero que al final todos habían huido por el tejado. En ese momento Úrim gritó desde la reja, diciendo que veía a un grupo de hombres saltando desde el techo y correr por la calle; era parte de nuestro plan. El capataz sabía dónde se guardaban las llaves, así que buscó en los escondites preferidos del amo hasta encontrarlas y corrió para abrir la reja. Le ordenó a los hombres que salieran hacia donde Úrim estaba señalando para darles caza a los asesinos, mientras que él vendría a caballo directamente aquí a las barracas, para alertarlos a ustedes acerca del ataque. Supuestamente las mujeres debíamos quedarnos aisladas en la villa, pero yo me fui detrás de Úrim. Cuando quisieron regresarme, yo alegué que les podría ser útil reconociendo a los sicarios y que además me sentía más segura con ellos que encerrada con mujeres histéricas, así que me dejaron continuar. No nos tomó mucho tiempo alejarnos de los demás esclavos, el estúpido de Úrim siempre tuvo buen estado físico así que fue capaz de seguirme el paso.


Más sobre CRONISTAS ÓMICRON


━Niñita, necesito que me cuentes qué pasó con Guvas, los detalles de tu novio no me importan. No te lo repito ¡Ve al grano!

━¿Pero y quién carajos es Guvas?

━El soldado que mataste, que apareció con la espada metida en el… bueno, ya sabes de quién hablo. ━En ese momento la cara de Élira cambió por completo, vomitaba odio e ira.

━¡¿Quieres saber qué pasó con el maldito de Guvas?!

━¿Te parece que pregunto solo por jugar? ━replicó el capitán tratando a la esclava como estúpida.

━ Al final de la noche ese hijo de puta nos encontró a Úrim y a mí. En la cara se notaba que algo malo había sucedido y este tatuaje de esclava no te deja mentir. Al maldito nunca le interesó hacer justicia, ni capturarnos o traernos ante ustedes o el concilio para afrontar la condena por habernos fugado. Lo único que hizo fue chantajearnos “O me dejas pasar un rato entre tus piernas, o todos los Hijos de la Luna van a darles caza hasta matarlos”.

━¿Y qué necesidad tenías de acostarte con él? El capataz habría confirmado que tenían permiso para estar fuera de la villa esa noche.

━Sí, pero es que ya ni siquiera estábamos en las calles de Ulsitia. Nos encontró en el Camino Real, hacia el sur, llegando al Cruce de Ríos, fue antes del amanecer. Si él venía aquí y decía eso, estaría clara nuestra intención de fuga, era una sentencia de muerte asegurada.

━Y aún así estás aquí, presa, sentenciada a muerte. No te salió muy bien el plan por lo que veo… ━Dijo Melán con tono de burla.

━¡¡Estoy aquí porque me da la gana!! ━gritó Élira, con toda la furia que fue capaz de dedicarle a su antigua ama. ━¿No escuchaste ya por dónde iba? ¡El Cruce de Ríos! Aunque hubieran querido buscarme ya estaba muy lejos de aquí, no se imaginarían que una simple esclava estuviera a tanta distancia en tan poco tiempo. Ni lo viuda te quita lo bruta… ━En ese momento con la mano que tenía libre, el capitán le dio una bofetada muy fuerte a Élira, tanto que la hizo sangrar.

━¡Silencio esclava! No tienes permitido hablarle así a una señora.

━¿Y qué van a hacer, matarme? ━Élira solo buscaba irritarlos más. Tenía tanta rabia guardada, que no le importaban las consecuencias de sus palabras, solo quería arrojar fuera toda la mierda que pudiera antes de morir.

El capitán se quitó la mano derecha de la nariz, se agachó y acercó su cara a la de la joven. De tanta rabia que tenía ignoró la hediondez que expelían la celda y los harapos de la esclava.

━No estoy aquí para darte una paliza niñita, pero no me tientes porque puedo cambiar de opinión. Estoy escuchándote por respeto a la familia de Guvas y porque la señora Melán insistió en que quería descubrir la verdad acerca del ataque a la villa, pues eres la única que había visto a los sicarios.

━Pues yo maté a Ibed, eso lo dije al principio así que Melán se puede largar. ━Otra bofetada le calló la boca. Élira escupió sangre mientras escuchaba que Melán se reía de su desgracia. Después de unos instantes y calmar el dolor que le sacudió todo el cuerpo, tomó valor y volvió a hablar. ━Antes de ir con Guvas, abracé a Úrim y disimuladamente le entregué el puñal con el que había matado al amo Ibed. Le dije que acabara con el soldado antes de que él lograra su cometido, sería una tarea fácil porque estábamos solos, cubiertos por un bosque y los rayos del alba eran muy tenues para iluminar el claro donde el inmundo pretendía cogerme. Pero el muy cobarde se quedó allí parado, mirando como el seboso de Guvas me violaba. ━Élira de nuevo furiosa, se  golpeó las piernas con ambas manos y siguió ━¡Supuestamente me quería y me prometió una vida juntos, pero cuando debió protegerme no hizo nada! ━la joven esclava comenzó a gritar mientras lloraba, su boca seguía sangrando y las lágrimas arrastraban la mugre que tenía en el rostro. Solo verla era desgarrador, ni siquiera Melán fue capaz de burlarse y el capitán solo se alejó en silencio. ━¡Y el muy hijo de puta tiene el descaro de despreciarme después de que pago con mi virginidad el silencio de Guvas y nuestra libertad! ━Élira se pasó el brazo por el rostro para quitarse todo tipo de fluídos y poder seguir hablando ━Me dijo que en realidad nunca me había querido, que yo le fui útil para que el montaje del ataque a la villa fuera creíble y así poder fugarse. Que cuando llegáramos al Cruce de Ríos yo debía seguir por mi cuenta y que no lo buscara. ━ El aire se había puesto tan denso por la tristeza, que las emociones de la joven esclava eran casi palpables, se sentía como si cualquiera de ellos pudiera estirar las manos y tocar sus desgracias con los dedos.

━¿Élira, qué pasó con Úrim? ━Preguntó Melán con voz calmada. Élira la miró con un desprecio intenso antes de contestarle.

━Al principio no creí en sus palabras, pero cuando llegamos al cruce me dijo que hasta allí compartiríamos camino. De tonta intenté abrazarlo… ━La voz de Élira se volvió a quebrar, así que bajó su rostro y clavó la mirada en el suelo. Como pudo siguió hablando ━y me dijo que yo le daba asco, que todavía olía a soldado sudoroso, que no me atreviera a tocarlo. ━se le escaparon unos sollozos, pero no paró de hablar ━Ya había visto dónde tenía guardado el puñal que temprano le había entregado para que me defendiera de Guvas, así que apenas se dio vuelta se lo quité y como hice con el amo Ibed, también lo apuñalé en el cuello. ━Aquí Élira aclaró su voz, tragó una combinación de saliva espesa y sangre, y con el tono más frío que pudo concluyó: ━Desde el puente lo arrojé al río, iba bañado de rojo y con los ojos cerrados. 

━Niña, lleguemos a Guvas. Sigues sin explicarme lo de Guvas. ━dijo el capitán impaciente, aunque no fue grosero con su tono de voz.

━Tenía fe de regresar a la villa, jurar que entre los dos habíamos encontrado a los sicarios pero que habían matado a Úrim y a mí me habían golpeado y violado, que el miedo no me había permitido seguirles la pista después de eso. Me pareció una historia creíble así que comencé a caminar hacia Ulsitia, segura de que no tendría problemas. Pero antes de llegar vi el caballo de Guvas, estaba atado a un árbol al lado del camino y no muy lejos de allí se escuchaban sus inmundos gemidos. De inmediato pensé que pudiera estar violando a otra, pero no era eso. El muy tonto estaba cagando. Seguramente creyó que cerca de Ulsitia no correría peligro y quizás por eso dejó su espada a un lado, sin vigilarla. ━Élira entonces levantó su rostro y miró fijamente al capitán, su tristeza se transformó lentamente en una macabra sonrisa ━se la metí hasta la empuñadura.

━Que hija de… ━dijo el hombre al verla sonreír y comenzó a rascarse la cabeza con nerviosismo, a caminar en pequeños círculos y se tapó de nuevo la nariz. El hedor había regresado a inundarlo todo con la fuerza de un puñetazo.

━Esto por lo que estoy pasando: toda esta miseria, esta porquería a mi alrededor, haber tenido que verle la cara a Melán de nuevo e incluso la muerte que me espera, todo lo pago feliz porque pude ver a Guvas retorciéndose y arrastrándose con la espada metida en el culo. ━Allí Élira no pudo contener la risa. Con ambas manos se quitó el cabello de la cara y se lo organizó en una cola de caballo. ━La forma en que gritó y me miró mientras moría fue fantástica. Quizás el placer que yo sentí en ese momento, era el que él sentía cuando yo lo miraba con horror mientras me violaba. Aunque no podré saberlo, no se lo pregunté. Lo único que lamento es que los soldados que llegaron por la gritería de Guvas me capturaron y no me dejaron ver sus últimos momentos.

━No fueron tan impresionantes. ━contestó el capitán con indiferencia ━Por lo que sé, terminó de cagarse encima de la espada y ya, no fue mucho más. ━suspiró, dejó de rascarse la cabeza y prosiguió ━Maldito Guvas. Se lo dije mil veces: ¡Algún día tus perversiones te van a matar! Aunque no pensé que terminaría violado por una espada… ━incluso el capitán rió un poco ━la vida está llena de ironías.

━Me voy. ━Dijo Melán con una voz perturbada. El capitán solo tuvo que golpear dos veces la puerta metálica de la celda para que el guardia de afuera la dejara salir. Ella nunca volvió a mirar a Élira, ni siquiera al irse de allí se quedó a presenciar la ejecución. No mencionó más su nombre.

━No tenía idea que también habías matado a Úrim y a Ibed, aunque eso no cambia tu sentencia. De hecho solo con haberte fugado siendo una esclava ya es suficiente para ejecutarte.

━Tampoco tenía muchas ganas de seguir viviendo. Ahora todo me da lo mismo. ━Respondió la joven con una voz apagada llena de resignación.

━Bueno niña mírame, mi nombre es Íreldin, capitán de los Hijos de la Luna, y en reparación por la violación sufrida a manos de Guvas, mi subordinado, te ofrezco la oportunidad de elegir la forma en la que vas a morir. ¿Decapitación o ahorcamiento? ━Élira debilitada como estaba, se levantó del suelo tambaleándose y miró fijamente a Íreldin. Luego de un suspiro contestó:

━Decapitación.

Foto: Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay

Pablo Morales Jurado

Nací en Cali, Colombia en 1991 y actualmente resido en España, en la ciudad de Elche. Soy diseñador gráfico y productor musical de profesión y escritor de vocación. Hago parte del grupo Sunministers, un trío de Djs productores colombianos que ya ha tenido presentaciones a nivel internacional y está enfocado sobretodo en apariciones en festivales de música electrónica. También soy compositor de epic music, aunque de esta faceta nada ha salido a la luz, a diferencia de la música electrónica que ya se encuentra en todas las plataformas.

La escritura para mí siempre ha sido un llamado, no un hobby, mi mente constantemente maquina historias y mundos fantásticos, con una inclinación inexorable hacia la fantasía épica y heroica. Mi primera lectura fascinante fue el Señor de los Anillos, como quizás la mayoría de los apasionados de este género, y de allí me dejé seducir por otros autores y sagas.

Actualmente estoy construyendo mi mundo fantástico, un continente vasto que llevo alimentando más de una década, que espero pronto compartir con el mundo.