Anuncios
Dom. Abr 5th, 2020

CRONISTAS ÓMICRON: Vida inmortal

Rusvelt Nivia Castellanos nos comprate su cuento «Vida inmortal».

Anuncios

Por Rusvelt Nivia Castellanos

Era de noche y no podía dormir. Sucedía, porque el nocturno de la melancolía estaba presionando a mi espíritu. El insomnio, vino a su marcha con horrenda depresión. Así que tuve que ir al fondo del universo.

Pasadas las horas, reaparecí en un espacio de exagerada vacuidad. Allá en estío, me vi con una sola desgana. La pesadez era muy fuerte. Se paseó luego la dolencia por mi carne, mientras surgía una sombra toda fantasmal, salía de un cementerio.

En ilación, ella vino fugazmente a mi presencia demacrada. Sola, era como una mujer negra. Yo desnudaba la podredumbre de su ánimo facial. La visión, claro que fue maléfica para mí. Saberla así de crápula; frente al otro espejo del mundo, me puso más que decaído. Por estos defectos, la existencia se me revolvió entre un grito desgarrador.

Sobre lo creciente, no podía soportar la emanación embrujadora suya. Era muy densa, provocaba pesadez. Sin embargo, ya conocía su energía. Cuando ella venía a mi claustro, podía percibirla con horror. Siempre que tenía ocasión, expandía todos sus fluidos por los vacíos para intentar asesinarme. Menos mal, yo la entreveía y conseguía huir de sus garras cegadoras.

Así que por lo tormentosa, yo tomé ayer la decisión de ir al fondo del abismo. Estuve por allá donde viven los otros seres inmortales. Todo estaba desequilibrado. Se reflejaba la miseria. Sólo había crueldad. Cuando al poco tiempo, yo la advertí a ella, vi correr su ser espiritual junto a su pobre lobreguez. Desde su posición agónica; se supo furiosa, apenas reconoció  mi cuerpo. Entonces, se me aproximó con furia y evocó unas maldiciones, luego trató de empujarme al vidrio de la perversión, quiso hacerlo con recelos.

Aunque lo luchó, no pudo conmigo. Por precavido, puse atención a su figura oscura. Para lo otro virtuoso; la esquivé a ella y de golpe cobré mi justa venganza, la quemé con mis manos, la purifiqué por su bien.

En cuanto volvió la madrugada, yo me despedí del mundo pecador.

Foto: Imagen de Free-Photos en Pixabay

Rusvelt Nivia Castellanos

Ibagué, Colombia (1986). Comunicador social y periodista. Talleres literarios en los cuales participa: Taller de cuento; Hugo Ruiz Rojas, Universidad del Tolima, además asiste al taller de Relata, Escribarte, Ibagué.

Blog: http://literaturadelarte.blogspot.com.co/


Anuncio

Descarga este artículo como un e-book

Anuncios

1 pensamiento sobre “CRONISTAS ÓMICRON: Vida inmortal

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más artículos

Sé un omicroniano

A %d blogueros les gusta esto: