REPORTE ÓMICRON: Es sólo ciencia ficción

Cristian Londoño

Por Cristián Londoño Proaño.

 

Una sociedad capitalista – monopolista regida por las agencias de publicidad. Los Presidentes, los Vicepresidentes y el Congreso secuestrados por las decisiones de los consumidores. Las agencias publicitarias controlando el poder mundial. Una sociedad estratificada en productores, ejecutivos y consumidores. Esta atmósfera se expone en la novela “Mercaderes del espacio”, de Frederik Pohl y Cyrill K. Kornbluth. Publicada en 1953, originalmente en entregas en la revista «Galaxy Science Fiction», se convirtió en uno de los clásicos de la ciencia ficción. Esta novela nace en una década en que muchos sucesos marcaron el siglo XX. Por citar algunos hechos históricos: se forma la «Guerra Fría», se intensifica la Guerra en Corea, Fidel Castro encabeza la Revolución Cubana y se firma el Tratado de Roma, poniendo el nacimiento de la Comunidad Económica Europea.

Kingsley Amis, escritor británico, en su libro de interpretación de la ciencia ficción «Nuevos mapas del infierno», fue muy entusiasta con la novela «Mercaderes del espacio»  y dijo: «por muchas razones podría ser llamada la mejor novela de ciencia ficción de las publicadas hasta ahora (1960)».

mercaderes-del-espacio.jpg

En la novela de Pohl y Kornbluth se cuenta la historia de Michael Courtenay, un ejecutivo de una de las agencias más importantes de Nueva York, la agencia Sociedad Fowler Schocken. Courtenay es designado jefe de sección del proyecto Venus y su objetivo es vender la emigración a Venus como algo agradable aunque se trate de un infierno. Para lograr su objetivo, Michael busca al único tripulante de un viaje espacial a Venus llamado: Jack O´Shea, un enano cínico, mujeriego y alcohólico, que tiene fama y dinero, que le cuenta que Venus es una tierra desértica e invivible.  Michael soborna al enano y logra maquillar la realidad. Michael hace una eficaz estrategia publicitaria, valiéndose de los testimonios alterados de O´Shea, pone a Venus como una tierra prometida.  Me detengo en este punto, para reflexionar sobre este tema. En los actuales momentos, la novela de Pohl y Kornbluth nos suena a «cuento conocido». El despliegue y los gastos en publicidad de las corporaciones y grandes empresas son cada vez más elevados y sirven para maquillar la aplastante realidad. Por ejemplo, las empresas farmacéuticas hacen extensas campañas publicitarias para vender productos que «nos curan», ocultando de la publicidad los efectos colaterales que suelen ser nocivos. Las empresas alimenticias gastan millones de dólares en publicidad para ofrecer productos «exquisitos» y en su publicidad no se menciona los aditivos químicos, que muchas veces, ponen en peligro la salud. Detrás de estas estrategias publicitarias, hay una verdad: las grandes empresas y las corporaciones nos miran como consumidores y no como seres humanos.

En «Mercaderes del espacio», el proyecto Venus encuentra obstáculos: los ataques de la agencia enemiga y los actos rebeldes de un grupo revolucionario llamado: «los conservasionistas». Este grupo quiere un consumo racional de los recursos del planeta, porque son conscientes de que los recursos se agotan; y quieren un mejor reparto de la riqueza. ¿Acaso, estos temas descritos en la novela de Pohl y Kornbluth, no son la lucha que tenemos muchas personas por una sociedad justa? ¿Acaso no abogamos para que las grandes potencias pongan un alto al desperdicio de recursos  naturales?

7bd4c8_8a059b3860a440228c801c6ac06089c6.jpg

En la novela de Pohl y Kornbluth, los conservacionistas raptan a Michael y lo obligan a vivir como uno más de los productores, una masa de obreros malolientes e ignorantes, que aspiran a sobrevivir.  Pronto, Michael halla la manera de salir de esa forma de vida y vuelve a retomar su cargo en el proyecto Venus, pero está vez tiene una mirada diferente.

En esta novela hay hallazgos interesantes. Primero, el mercado, el consumo y la especulación de la proteína. Segundo, los lujos son más fáciles de conseguir que los bienes de primera necesidad. Y tercero, la policía y los detectives son contratados por las agencias o por los ejecutivos. Estos tres puntos son interesantes, porque evidencian, que Pohl y Kornbluth hicieron una crítica al sistema socioeconómico. Y de hecho, como lo menciona Miquel Barceló en «Ciencia Ficción – Guía de Lectura»: «la novela fue justamente alabada como el despegue de una nueva tendencia en la ciencia ficción que empezaba a prestar más atención a los hechos sociales que a los meramente tecnológicos».

«Mercaderes del espacio» de Pohl y Kornbluth es una novela alucinante que nos conecta con nuestra próxima realidad. Un guiño inquisidor a uno de los paradigmas de la sociedad: ¿Qué vende realmente la publicidad?

Foto:  Mercaderes del espacio / Editorial Minotauro


Cristian Londoñoecuador-26986_640

Cristián Londoño Proaño

Quito, 1973. Escritor, guionista, productor y realizador audiovisual, y editor y director de la revista digital “Teoría Ómicron”. Inventó y desarrolló el concepto de la novela de fantasía andina. Publicó las novelas “Doce Horas” (2016), ”Underbreak” (2015), “El Tiempo Muerto” (2015), “Los Improductivos” (2014) y “El Instinto de la Luz” (2011). Publicó los poemarios: “Desojare” y “Luna de Solitarios”. Obtuvo los premios: I Bienal de Joven Poesía Ecuatoriana Jorge Carrera Andrade, el primer premio del V Festival al aire libre del Municipio de Guayaquil y una beca del fondo de fomento a la producción artística del Ministerio de Cultura del Ecuador. Escribió y dirigió las obras de teatro: “Amantes azules” y “Los Cirios Negros”. Escribió, dirigió y produjo varios documentales y series documentales como: “Jorge Enrique Adoum: el poeta desenterrado”, “La Belleza de Sentir” , “Arte de Sentir” y “Literamanía”. Sus producciones retratan a los actores del acontecer literario y cultural ecuatoriano de finales del siglo XX e inicio del XXI y reúnen aproximadamente a 66 documentales.

Web oficial
www.cristianlondonoproano.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.